Los Seminaristas

Los seminaristas, desde el primer día, estamos en continua formación, comenzando desde el introductorio, pasando el primer año por el propedéutico y a partir de ahí, es cuando comenzamos a estudiar Teología en la facultad de San Dámaso. Pasaremos entonces 6 años más como seminaristas hasta que recibamos la admisión a órdenes diaconales, donde nuestro si comienza a traducirse a sacramento.

7.00 – Misa con rezo de Laudes.
7.45 – Desayuno.
8.10 – Salida a la Facultad de Teología.
9.00 a 14.00 – Clases.
14.20 – Rezo de Intermedia en comunidad.
14.30 – Comida.
15.30 a 16.15 – Deporte.
16.30 a 19.30 Estudio.
19.30 a 20.50 Oración personal y rezo de Vísperas.
21.00 – Cena.
22.30 – Rezo de Completas.

Las etapas van marcando el “hacerse” de un pastor que se deja moldear a imagen de Cristo por la divina gracia. 
En nuestro Seminario el proyecto de formación dispone un formador para ambas etapas propedéutica y discipular, otro para la configuradora y un tercero (el mismo rector) dedicado en la etapa pastoral.

Etapa Propedéutica

Esta etapa se centra especialmente en profundizar el discernimiento vocacional. El seminarista inicia un proceso de conocimiento de sí mismo y de la realidad de nuestra Iglesia que lo prepare para continuar el resto de etapas. Por eso se denomina también “preparatoria”. Adquiere conocimientos sólidos sobre la fe y se inicia ya en una vida espiritual configurándose con Cristo según su Corazón de Buen Pastor.

Etapa discipular (o de estudios filosóficos)

Esta segunda etapa se centra y ordena a la formación del seminarista como discípulo y misionero. Permaneciendo con Cristo, el seminarista consolida su opción por la obediencia, el celibato y la pobreza en perspectiva evangélica. Profundiza en la vivencia de las virtudes, vividas en comunión con sus hermanos, y adquiere una adecuada formación filosófica para realizar sus estudios teológicos. Asume un compromiso eclesial a través del Rito de Admisión a las Sagradas Órdenes.

Formador: D. Fernando Burgaz Vicent

Fecha de ordenación. 12/10/2011
Destinos pastorales. Ciempozuelos, Valdemoro, Roma, Leganés.

Formador: D. Fernando Burgaz Vicent

Fecha de ordenación. 12/10/2011
Destinos pastorales. Ciempozuelos, Valdemoro, Roma, Leganés.

Etapa configuradora (o de estudios teológicos).

Durante esta tercera etapa destaca el concepto de la configuración con Cristo Cabeza y Pastor, Sacerdote, Siervo y Esposo. El seminarista ahonda en la contemplación de la persona de Cristo, y a través de ella asume una identidad de presbítero que lo unifica humanamente. Elabora su proyecto de vida sacerdotal en atención a las necesidades pastorales. Tiene la tarea de asimilar la Teología en una síntesis armónica que configura la vida de fe y la vida de sacerdote.

Formador: D. Iván Sánchez Villalón

Fecha de ordenación. 12/10/2007.
Destinos pastorales. Aranjuez

Etapa pastoral (o de síntesis vocacional).

La etapa pastoral se centra especialmente en la experiencia práctica del ministerio y la recepción de las sagradas Órdenes. Tiene un objetivo doble: la inserción en la vida pastoral adquiriendo responsabilidades y una adecuada preparación mediante un acompañamiento específico con vistas al presbiterado. Debe aprender a entregar la vida en todo momento, su sacerdocio ministerial al servicio del común de los fieles; con una actitud de escucha, comprensión y apertura de corazón fundamentado todo ello en una profunda vida espiritual.

Formador: D. Jesús María Parra Montes

Fecha de ordenación. 12/10/2000.
Destinos pastorales. Leganés, Moraleja de Enmedio, Roma

Formador: D. Jesús María Parra Montes

Fecha de ordenación. 12/10/2000.
Destinos pastorales. Leganés, Moraleja de Enmedio, Roma